martes, 20 de noviembre de 2012

A veces ser fiel a los principios que uno tiene te hace sentirte excluído o autoexcluirte de grupos ,entornos y de personas, por razones que desconoces o que no puedes cambiar. Es una sensación mala, dificil de sobrellevar, se paga un precio alto, te distancias de personas al mismo tiempo que logras acercarte a ti mismo aunque tampoco sabes si vas por el buen camino. Poco a poco se va comprendiendo y aceptando que cada uno de nosotros tiene que encontrar su lugar y el posicionarse en un punto en un punto para poder llevar a cabo un objetivo. Ni si quiera sabes si vas bien, o no, o si tan siquiera puedes hacerlo mejor... Pero cada vez me gusta más la frase redicha "VIVE Y DEJA VIVIR". Aunque haya gente que ni vive, ni deja vivir