viernes, 8 de marzo de 2013

Un Sueño.. Una Pesadilla

Me dió un empujoncito y me sonrío de forma pícara.
-No ha habido un día que no pensara en ti-susurré
Me vio con ojos tristes y sonrió
-¿Qué crees que había pasado si no me hubiera metido?
-No lo sé, tal vez ahora no estaríamos hablando de esto, puede que por algún motivo hubiéramos dejado de hablar o puede que ahora yo fuese tu novia y estaríamos las dos juntitas en la cama abrazándonos.
-Tienes una imanación...asombrosa, no has cambiado nada
-Bueno, si recuerdo bien, te mandé un regalo de Navidad muy peculiar
-Lo leo cada día, me trae muy buenos recuerdos de nuestra preciosa amistad
-Estoy asustada ¿sabes?-susurro para que no note como se me quiebra la voz
-Tengo miedo de enamorarme otra vez, y no me gustaría hacerle daño
-Hay sentimientos que no se pueden controlar, cuando te vi por la ventana, tuve ganas de bajas pero había algo en mi pequeña cabecita que me decía que no lo hiciera. Pero si no arriesgo, tenia menos posibilidades de ganar
Bajo los ojos hasta la hierba y arranco un diente de león. Lo voy deshojando mientras intento que las lágrimas no se apelotonen en mis ojos. Cuando solo queda el cáliz, lo tiro y sonrío. Me está mirando con sus enormes ojos castaños, me grita silenciosamente que no le vuelva a mentir y yo le contesto que me gustaría ser lo suficientemente fuerte como para quedarme con ella el resto de mi vida, pero en esta partida de ajedrez, hace mucho tiempo que cayó la reina, y mi cuerpo no resistirá otra ruptura... CONTINUARA